ODONTOLOGÍA DURANTE EL EMBARAZO

La mujer durante el embarazo experimenta unos cambios fisiológicos propios de su estado, debido principalmente a los cambios hormonales que se asocian al período de gestación.   Estos cambios se manifiestan en todo el organismo  pero presentando la boca una mayor susceptibilidad.

 

Durante este periodo, los niveles de estrógenos y progesterona aumentan progresivamente y como se demuestra en numerosos estudios internacionales, este aumento provoca mayor predisposición a sufrir algún contratiempo en la salud dental.

 

De modo que, la suma de una especial susceptibilidad por parte de la futura mamá a las lesiones orales, más un cambio en los hábitos dietéticos, pone de manifiesto la gran importancia de realizar visitas periódicas al dentista para prevenir y supervisar la salud oral de la embarazada y así, evitar posibles problemas para ella y su bebé.

 

¿QUÉ PATOLOGIAS ORALES PUEDO SUFRIR DURANTE MI EMBARAZO?

 

CARIES

 

Las embarazadas tienen una mayor apetencia por los alimentos dulces, el aumento del consumo de hidratos de carbono (azúcares), se relaciona directamente con un incremento de la prevalencia de caries. Además, existe un cambio en la flora bacteriana oral de la embarazada. Estos cambios dietéticos y fisiológicos, más la falta de una adecuada higiene oral determina la aparición de caries dentales.

 

 

 

GINGIVITIS GESTACIONAL

 

¿Es normal que cuando me cepillo sangre un poco la encía?

 

Es muy común entre la población pensar que un leve sangrado durante el cepillado o la utilización del hilo dental no es síntoma de ningún problema, sin embargo, esto es absolutamente falso. Una encía sana no tiene porque sangrar.  Si esto nos ocurre es debido a una inflamación de la encía en relación a la acumulación de placa dental entre el diente y la propia encía.

 

Esta patología que es muy común en general,  aparece en las embarazadas con más frecuencia, denominándose gingivitis gestacional.   Comienza al final del primer trimestre y se mantiene hasta el parto.

 

El control de placa bacteriana durante el embarazo reducirá al mínimo la inflamación gingival de la gestación. Es además importante prestar atención en esta patología pues, una gingivitis que se deja sin tratar, puede afectar a los tejidos de sostén del diente derivando en enfermedad periodontal.

 

EPULIS DEL EMBARAZO

 

También conocido clásicamente como tumor del embarazo, aunque esta denominación no debe  asustaros, este tumor es benigno y se caracteriza por su localización en la encía de las mujeres en gestación.

 

Clínicamente se trata de una lesión tumoral benigna de color rojo intenso de tamaño variado, redondeado, poco dolorosa y sangrante. Normalmente desaparecen espontáneamente tras el parto, pero pueden ser eliminados quirúrgicamente bajo anestesia local si dan molestias, aunque es preferible posponerlo hasta después del parto, si es posible.

 

MITOS ORALES DE LA EMBARAZADA:

 

“Cada hijo me ha costado un diente”

 

Esta frase la escuchamos muy a menudo los profesionales de la salud oral, sin embargo, es falsa.  La perdida de dientes durante el embarazo no es un hecho directamente relacionado con el mismo.  Intervienen otra serie de factores como la enfermedad periodontal, que es la perdida del hueso donde se encuentra el diente con la consiguiente perdida del mismo.

 

“Se me descalcificaron los dientes durante el embarazo”

 

Este es otro concepto erróneo, el calcio de los dientes está en forma cristalina estable y por lo tanto no puede ser utilizado por el feto.  La movilización de calcio se hace a partir de los huesos.

 

El aumento de caries se debe por ejemplo al aumento de cariogénicos en la dieta, aumento de placa bacteriana por incorrecta higiene debido al constante sangrado.

 

¿CÓMO PUEDO EVITAR SUFRIR ESTAS PATOLOGÍAS?

 

CUIDANDO TU ALIMENTACIÓN

 

Una dieta equilibrada y saludable es siempre importante pero más aún durante el embarazo, ya que interviene ésta es fundamental para el correcto desarrollo del feto. Es importante seguir una dieta rica en alimentos muy diversos, en la que estén presentes, de manera abundante, los alimentos frescos, fundamentalmente cereales, frutas, verduras, pescado, carnes, huevos y lácteos.

 

Además y esto es importantísimo, debemos evitar el consumo de azúcares refinados que encontramos en los dulces, repostería industrial, pasteles o snacks que se consumen entre horas y en caso de consumirlos lavarnos los dientes después para evitar las caries.

 

CON BUENOS HABITOS DE SALUD ORAL

 

Durante el embarazo debemos prestar una extrema atención a la salud oral, manteniendo o adquiriendo sencillos hábitos que nos ayudarán a prevenir las patologías anteriores.

 

De modo que es indispensable el cepillado después de cada comida, prestando atención a la superficie de todos los dientes y dedicarle como mínimo dos minutos. Debemos también utilizar el hilo dental y escoger un dentífrico con flúor, ya que tiene propiedades remineralizantes y protege a los dientes frente a la caries.

 

VISITANDO A TU DENTISTA

 

En el mundo de la salud, la prevención es la mejor herramienta y anticiparnos al problema es mucho más sencillo que resolverlo.

 

Así pues, sería óptimo comenzar el embarazo con una buena salud oral, libre de caries, gingivitis, flemones o cualquier otro tipo de infección que pueda afectar a la mamá y al desarrollo del feto.

 

Según el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, sus indicaciones respecto a qué tipo de tratamientos se pueden realizar durante el embarazo incluyen, el cuidado dental continuo durante todo el período que dure el embarazo, incluido el cepillado y el uso de hilo dental, limpiezas profesionales y cualquier requerimiento dental.

 

La Asociación Dental Americana anima a las mujeres embarazadas a realizar exámenes preventivos y limpiezas profesionales durante el embarazo. Los trabajos dentales son recomendados durante el 2° trimestre para reducir cualquier riesgo de daño en el feto y para comodidad de la embarazada.

 

Para terminar os animamos a todas a visitar a vuestro odontólogo/a para controlar vuestra salud oral y tratar cualquier pequeño problema que podáis tener, vuestro dentista conoce perfectamente como trataros durante este periodo tan especial para vosotras e importante para vuestro bebé.