Juegos para que se cepillen los dientes

Los niños se mueven siempre a través del juego y esta es la mejor forma de motivarlos, para hacer cualquier cosa o para implantar hábitos que suelen ser costosos de implantar.  Por ejemplo, el cepillado de los dientes.  Se vuelve aburrido para ellos.  Todo lo que no sea novedoso y se convierta en rutina, es aburrido.  Para ello vamos a hacer un pequeño juego que nos servirá como motivación.  Organizaremos una reunión en la que estarán presente todos los miembros de la familia, peques y mayores.  Explicaremos lo importante que es tener un buen cepillado de dientes con su correspondiente pasta fluorada.  Haremos una lista explicando porqué es muy importante cepillarse los dientes.  Dejaremos que ellos hablen y den sus explicaciones también.  Si saben escribir, que las escriban ellos mismos.  A continuación, escribiremos las normas para cepillarnos los dientes.  Os dejo un ejemplo de cómo lo haría yo.

 

Me tengo que cepillar los dientes porque ……….

 

 

  • Se me ponen muy sucios y la boca me huele mal.
  • Las caries son muy malas y me quieren hacer daño en los dientes.
  • El dentista me ha dicho que es muy importante cepillarlos bien.

 

(Poned todos los motivos que se os ocurran, incluso podéis hacer dibujos de caries, dientes etc.)

 

¿Qué tengo que hacer?

 

•   Cepillarme los dientes al menos 2 veces al día, siendo la más importante por la noche.

•   Hacerlo con pasta de dientes que tenga flúor.

•   No puedo tardar menos de 3 minutos.

•   Tengo que prestar mucha atención a cada diente.

Os recomiendo que echéis un vistazo a la pestaña de la Hora Sería para ver cómo nos dicen los dentistas que hay que hacerlo.

 

Mis premios serán ……..

 

 

•    Un paseo en bici
•    Jugaremos todos al parchís
•    Iremos al cine
•    Jugaré con mi Nintendo DS

 

Esto depende de cada familia y de lo que el niño quiera aportar a lo que será su premio.

 

Una vez que hagáis vuestra propia lista cread unos carnets por puntos, de manera que si las normas no se cumplen tengan una penalización.  Para recuperar los puntos perdidos, tienen que no tener penalizaciones durante unos días.  Si se les acaban los puntos, los pueden recuperar haciendo alguna actividad o renunciando a algún objeto.

 

Si los niños no pierden puntos después de cierto tiempo, hay que premiar a cada hijo con lo que anteriormente ha elegido.

 

Hay que estar muy atentos en todo el proceso y sobre todo en los premios prometidos.  Si no, el plan perderá fuerza y concreción.

 

Suerte a todos y ya veréis cómo funciona.